LAS DEUDAS EN TIEMPOS DE COVID - 19

Raúl Corzo Almeyda
Bachiller en derecho - asistente legal

El dinero, por el cual el mundo actual anda en constante movimiento, siempre ha visto la manera de no verse mermado ante cualquier situación que ocurría a nivel mundial – Caso Fortuito o Fuerza Mayor – tanto así que ante las más grandes catástrofes, el dinero nunca dejo de ser el dinero y desde mi punto de vista, es el dinero el lenguaje más común que usamos en todo el planeta.

Dada la evolución del hombre, el dinero es parte fundamental como de uno solo o de varios – Sociedad  País – en la cual este tiene el poder de brindad deberes y obligaciones a los interesados, es así que hasta el más mínimo servicio que se brinda – por ejemplo Telefonía móvil – cuenta con una suma de dinero de pago en fecha fija, el cual se tiene que cumplir de manera mensual – obligación – y la empresa brindara los servicios requeridos o contratados – deber.

En la actualidad, en nuestro País, se ha empezado a manejar desde un buen tiempo atrás, lo que se conoce como préstamos, siendo las entidades bancarias los mayores acreedores de muchas personas y empresas, sin embargo; las modalidades de préstamos son variadas y están sujetas a ciertos requerimientos, lo cual no entraremos en detalle.

Uno de los prestamos más usados son aquellos conocidos como préstamos personales, estos préstamos dirigidos para el emprendedor o soñador como lo hacen ver los bancos que cobran altas tasas de intereses y que siempre buscan la manera de jugar con la necesidad de la persona que requiera dicho préstamo.

No solo los bancos son generadores de estos préstamos personales, tenemos financieras y hasta personas naturales que son conocidos como los prestamistas de cabecera.

Con la llegada del Covid 19 a nuestros país, hemos visto muchísimas noticias negativas que han afectado a nuestra sociedad, una de ella es la economía, que sigue afectando a muchos ciudadanos – si bien nos encontramos en la reactivación de la economía, las perdidas ocasionadas desde el inicio de la cuarentena tomaran un tiempo prudencial para recuperarlas.

Tampoco podemos olvidar al acreedor, el que también tiene como una labor  el prestar dinero a las personas que lo requieran, que obviamente que también se ve afectado con la llegada del covid 19, ya que; ante el incumpliendo del pago del deudor – motivado por la paralización de labores – el acreedor tiende a ver disminuido su patrimonio sin recibir ingresos, los cuales lo lleva en muchos casos a la exigencia de estas, sin entender razones o excusas, hasta desconociendo los efectos que tiene el covid 19 en la economía del País.

En el caso de los acreedores en calidad de persona jurídica – Bancos, financieras, etc – debemos tener en cuenta que la afectación a su patrimonio, si bien es cierto se ve algo disminuido – no podemos señalar que se vean tan afectado por el incumplimiento de estas, solo durante la pandemia del covid 19 – además, muchos de estos bancos tienen manejos pre establecidos para la entrega de préstamos personales como los pagarés, los contratos, hipotecas, etc. Por lo que su acreencia encuentra una manera para ser puesta cobro posteriormente.

Pues bien, ahora una de las interrogantes seria ¿Cuál es la manera más efectiva para realizar la cobranza ante los deudores?

Los Bancos del País, al inicio de esta pandemia dispusieron el congelamiento de deudas y también la reprogramación de las mismas, el cual se ha visto extendida conforme el estado de emergencia último, es decir hasta el 31 de julio –  DECRETO SUPREMO N° 116-2020-PCM.

Para las personas naturales, no se maneja ninguna de estas acciones – congelamiento y reprogramación – para las cuales se manejaran conforme sus valores y las necesidades que puedan tener, esto debido que en algunos casos, sabrán esperar que la situación de la persona mejore  o el de la sociedad – No necesariamente la mejora personal tiene que ir de la mano con la mejora de la sociedad, ya que en muchos casos las personas o empresas no se han visto afectadas económicamente – y otros prestamistas, no sabrán entender ninguna razón y ejercerán las acciones que desde su punto de vista sea legítima, la cual como sabemos, siempre está ligado a un ilícito penal.

Las deudas, como decía mi abuela “SE HONRAN”, un término honrar que en la actualidad no existe en gran parte del país, sin embargo en algún momento de nuestra historia, solo bastaba de un apretón de manos para obtener un préstamo y terminar honrándolo con el pago del mismo.

Esos tiempos ya no existen y ahora los acreedores, tienen que buscar la manera más efectiva de asegurar el pago de la misma.


Una de las cosas que aprendí sobre el manejo de los préstamos, fue gracias al Dr. Mario Santa María Costa – quien lamentablemente ya falleció años atrás – recuerdo que fue mi primera experiencia laboral y siempre me decía lo siguiente:

“NO IMPORTA CUANTO PRESTES, NI EN QUE MONEDA SEA EL PRESTAMO, SI COBRAS INTERESES O NO, SOLO ASEGURATE QUE TODO SIEMPRE PERO SIEMPRE CONSTE EN UN PAPEL, TE DARAS CUENTA QUE CON EL TIEMPO, DICHO PAPEL SERA LA MEJOR ARMA ANTE EL INCUMPLIMIENTO DE UNA OBLIGACION”.

Dicha frase tiene mucho de verdad, y es que es algo utilizado por las personas jurídicas – Banco, financieras, etc. – los cuales conforme mediante un título valor  buscan en caso de incumplimiento asegurar el pago de aquellas deudas.

Conforme artículo 688º del CPC sólo se puede promover ejecución en virtud de títulos ejecutivos de naturaleza judicial o extrajudicial según sea el caso. Son títulos ejecutivos los siguientes:

  1. Las resoluciones judiciales firmes;
  2. Los laudos arbitrales firmes;
  3. Las Actas de Conciliación de acuerdo a ley;
  4. Los Títulos Valores que confieran la acción cambiaria (…),
  5. La constancia de inscripción y titularidad expedida por la Institución de Compensación y Liquidación de Valores (…)
  6. La prueba anticipada que contiene un documento privado reconocido;
  7. La copia certificada de la Prueba anticipada que contiene una absolución de posiciones, expresa o ficta;
  8. El documento privado que contenga transacción extrajudicial;
  9. El documento impago de renta por arrendamiento, siempre que se acredite instrumentalmente la relación contractual;
  10. El testimonio de escritura pública;
  11. Otros títulos a los que la ley les da mérito ejecutivo.

Es aquí donde los bancos, manejan de manera diaria la suscripción de títulos valores, los son suficientes con la mera presentación del título valor ante el juzgado correspondiente, es prueba suficiente para que dicha demanda sea amparada, con lo que no se convierte en un proceso engorroso o un proceso de largo aliento.

Estos títulos valores, no solo pueden ser usados por las personas jurídicas sino también por las personas naturales que quieran encontrar una manera de asegurar el pago de su dinero, lo cual le da una protección jurídica a su acreencia pendiente de pago.

Muchos de estos títulos valores, serán ejecutados seguramente cuando se levante el estado de emergencia, sin embargo debo señalar así como existen herramientas para el cobro de estas deudas, también se tiene medios de defensa para el deudor, defensa que debe ser ejecutada de la manera correcta y precisa, ya que; de no realizarse de la manera correcta, traerían no solo connotaciones civiles sino penales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda? Te asesoramos
Hola ¿En qué podemos ayudarte?